11 March 2013

CITANGO

Fuente imagen acá.

La vagina de Laura Ingalls
por ALEJANDRO MORENO JASHÉS 
(fragmento)


Quiero estar acá encerrada para siempre. Sí, para siempre y no saber nada del mundo.

Sí. Desde acá resulta imposible calcular cuánta gente muere por diferentes causas diariamente. Desde acá no se puede llegar a una cifra exacta de la cantidad de muertes que se producen para regular la densidad de la población mundial.

Eso a mí me da lo mismo, qué me importa que se muera la gente si no la estoy viendo agonizar.

Por supuesto. Ay, mi pequeña, aunque tengas ese look de niña buena a ti no te importan los seres vivos. A mí no tienes por qué mentirme.

No, realmente no. No me importan los seres vivos. Cuánto me conoces. Nada que se mueva por sí mismo me importa. Incluso me da lo mismo si se inventa la cura para las enfermedades.

A mí también, Laura, porque la verdad es que al ver las células del cáncer desde el microscopio me parecen un grupo de aldeas algo más desarrolladas y ambiciosas que ese pueblo de mierda montado en una pradera inútil donde tenías una vida miserable y campesina.

Sí. Una vida miserable y campesina.

Me gusta que pienses así. Por eso, Laura, todo lo que pase afuera a nosotras no nos va ni nos viene. Déjame abrazarte.

Tienes toda la razón. No nos va ni nos viene.

No confíes en ese par de casas, que de pueblito va a pasar a ser pueblo y de pueblo, provincia, ciudad, hasta llegar a ser la capital del Estado. Y poco a poco empezarán a llegar familias más desarrolladas.

¿Desarrolladas?

Sí, gente de otras partes con más educación.

Pero en la pradera también hay escuela y maestra.

Ustedes aprenden a leer como a los quince años, Laura. A ti misma te cuesta. Mira, acabas de escribir en la receta pavo con B y cocción con X.

Tienes razón.

Llegará a la pradera gente con formación universitaria, que organizará mediante nuevas tecnologías todo lo que los aldeanos producen desde hace mucho tiempo, como el queso, la mantequilla y el aceite con que se mantienen.

¿Qué harán las personas con formación universitaria?

Ellos serán ahora los que se hagan cargo de la producción del queso, la mantequilla y el aceite. A través de planes de marketing precisos organizarán las ventas, con las cuales ellos se volverán ricos. Así la gente de la aldeaa, todos los que tú conoces, trabajarán para esas fábricas que les pagarán menos de lo que ganaban antes por un litro de leche, y los antiguos vecinos serán cada vez más pobres.

¿Más pobres aun?

Sí, muchísimo más pobres y peligrosos. 

¿Peligrosos?

Los mismos chicos traviesos que ayer te invitaban aguardiente en la cantina van a vender armas a la sombra de cualquier árbol de la pradera, para intentar destruir a la gente con profesión universitaria.

¡Esa gente es monstruosa!

Sí. Los monstruos van a llegar y convertirán tu casita en la pradera en un camarín donde se cambiarán ropa los inmigrantes mexicanos.

[...] 



Más sobre el libro que incluye este escrito en la página de la editorial