29 June 2013

¿Qué es la "comprensión" para Hanna Arendt? + descarga


Hannah Arendt
COMPRENSIÓN PARA HANNA ARENDT

Apunte de Marcos Arcaya Pizarro:  

http://cincochile.blogspot.com/
Según explica Hanna Arendt en "Comprensión y política (las dificultades de la comprensión)", la comprensión sería una labor sin fin que implica un intento de autocomprensión, de reconciliación con el mundo. Intento de hacerse con nuevos recursos que no tendrían correspondencia estricta con aquello que se ha denominado “razón” o “racionalidad” según concepciones estrechas relacionadas con las prácticas de las ciencias sociales, de las humanidades y de las llamadas ciencias naturales humanas todas, “que pretenden tener la misma exactitud de los hechos y cifras, destruyendo la actividad de la comprensión misma” (Arendt 2002, 18). 
http://cincochile.blogspot.com/
Arendt estima la comprensión como el lugar de origen del conocimiento –donde origen no es causalidad– y, al mismo tiempo, como movimiento que trasciende al simple conocer. 
http://cincochile.blogspot.com/
Lo que llama comprensión preliminar sería el catalizador de la producción racional-reflexiva, objetivada, de carácter sistemático, estrictamente científica, nombrada de manera usual como conocimiento
http://cincochile.blogspot.com/
Según se entiende hasta aquí, para Arendt el conocimiento vendría a ser un lugar previo y necesario para la comprensión. Ésta trascendería a aquél, entendida la comprensión propiamente tal como articulación de la comprensión preliminar. La comprensión, pues, implicaría una resignificación profunda y continua en referencia a la realidad socio-histórica denotada y a las condiciones de relacionarnos con ella. Esta relación profunda y contunuamente revisada resultaría, pues, indisociable de la manera que tenemos de relacionarnos con nosotros mismos; entramado de relaciones sobre una moral que concibe lo humano unido a la búsqueda de sentido. Cito: 
http://cincochile.blogspot.com/
Si la característica de las ideologías es tratar las hipótesis científicas –como la “supervivencia de los más aptos” en biología, o la “supervivencia de la clase más progresista” en historia– como si fuesen una “idea” que pudiese ser aplicada a todo el curso de los acontecimientos, entonces es característico de su transformación totalitaria la perversión de la “idea” en una premisa en el sentido lógico del término, esto es, en un tipo de afirmación autoevidente de la que todo puede deducirse con una coherencia lógica estricta. (Y aquí la verdad se convierte realmente en lo que algunos lógicos pretenden que sea, esto es, co-herencia, sólo que esta ecuación implica de hecho la negación de la existencia de la verdad, en la medida en que se supone que ésta revela algo, mientras que la coherencia es sólo un modo de encajar afirmaciones, y como tal carece del poder de revelación.
La principal distinción política entre el sentido común y la lógica es que el primero presupone un mundo común en el que todos encajamos y podemos vivir juntos, porque poseemos un sentido –el sentido común– que controla y ajusta todos los datos de nuestros sentidos estrictamente particulares con los de los demás. Por el contrario, la lógica –y toda autoevidencia de la que deriva el razonamiento lógico– puede pretender una fiabilidad que es independiente tanto del mundo como de la existencia de los demás. Ha menudo se ha observado que la afirmación 2+2  =4 es independiente de la condición humana, igualmente válida para Dios y para los hombres. En otras palabras, dondequiera que el sentido político por excelencia, el sentido común, fracasa respecto a nuestra necesidad de comprensión, nos encontramos demasiado dispuestos a aceptar la lógica como su sustituto, ya que la capacidad para el razonamiento lógico es común a todas las personas. Pero esta capacidad humana común, que opera incluso en condiciones de completo alejamiento del mundo y de la experiencia, y que está estrictamente “dentro” de nosotros, sin ninguna conexión con lo “dado”, es incapaz de comprender nada y, abandonada a sí misma, es lastimosamente estéril (Arendt 2002, 25). 

Información bibliográfica:
Arendt, Hannah. 2002. "Comprensión y política (las dificultades de la comprensión)".  Daimon: Revista de filosofía, (22): 17-30. http://cincochile.blogspot.com/


El escrito completo de Hannah Arendt puede ser descargado desde acá.