04 August 2015

Opinión. "Comunidad académica rechaza ataques contra Scielo", por Carlos Quispe-Gerónimo

 Sigue el enlace




El Foro de Editores de Revistas de Salud Colectiva y la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (Abrasco) aprobaron una moción de repudio contra Jefrrey Beall, quien en su blog personal Scholarly Open Access calificó a Scielo como una favela de publicaciones.

Beall es conocido por elaborar una lista de editoriales depredadoras que usan el modelo del acceso abierto (OA) para fines comerciales. Sin embargo, si se revisasen los posts que generalmente publica existe un permanente cuestionamiento al OA y a sus publicaciones.
Pero ¿Qué ha provocado la indignación de Abrasco y de la comunidad académica latinoamericana? Beall sostiene que:
Los meta-editores de contenido académico como SciELO y Redalyc, hacen un trabajo pobre en distribuirlo o incrementar la visibilidad, a pesar de que ambos servicios son de acceso libre. Muchos estudiosos norteamericanos ni siquiera han oído hablar de estos meta-editoras y de las revistas que se agregan. Su contenido se oculta en gran medida, a nivel de barrio y es poco familiar.
Beall añade que:
Hay miles de revistas no afiliadas, desconocidas de libre acceso publicados en todo el mundo que esconden la investigación que publican, a pesar de ser la OA. Su contenido no está indexado (excepto tal vez en Google académico) y tienen poco valor. Gran parte de esta literatura va a desaparecer con el tiempo. Debido a que los derechos de autor de los artículos es retenida por los autores y por lo tanto hay poco interés futuro en el mantenimiento, publicación y promoción del contenido.
Las posturas de Beall reflejan la visión sesgada que se tiene de la ciencia en países en desarrollo que considera que el desarrollo científico que se hace fuera de ella debe estar en permanente cuestionamiento y evaluación. Del mismo modo, comete un error grave al entender el acceso abierto como un movimiento nada organizado y que depende del interés solamente de los investigadores. De ser correcta la postura de Beall, no se entendería entonces porque gobiernos como el de EE.UU., Reino Unido u Holanda, por citar algunos ejemplos, quieren que las investigaciones financiadas con fondos públicos estén en acceso abierto o tampoco se entendería porque cada vez más hay recursos que exploran las diversas vertientes y posibilidades que brinda el OA.

Lamentablemente, la visión de Beall no es exclusiva de estos países sino que también es compartida por muchos académicos e investigadores de la región que consideran que nuestro horizonte debe estar solamente en las revistas de prestigio que son publicadas en fuentes como Scopus o Web of Science. Incluso señalan que somos poco o más en función de esta evaluación. Personalmente, considero que Scielo es un referente a nivel mundial que ha permitido que una comunidad invisibilizada, por esta visión ortodoxa, como es la academia latinoamericana haya podido mostrar al mundo que en esta parte del planeta no todo es pobreza o narcotráfico sino que también hay ciencia, con muchas limitaciones sobre todo económicas, pero buena ciencia.

En todo caso, los comentarios de Beall debe hacernos reflexionar acerca de nuestra visión y aporte a la investigación, lejos de prejuicios y posiciones racistas y xenófobas, de lo que aspiramos a ser como comunidad y qué aportamos como bibliotecarios a construir nuestra propio modelo de lo que queremos como comunidad científica. Mis aportes sobre el acceso abierto no parten de una visión ideológica, política o religiosa, sino que reflejan mi punto de vista en relación a que solo puede ser considerado científico aquello que haya sido publicado y difundido para el debate. Si la ciencia es el mejor conocimiento ¿Por qué privar a los ciudadanos al acceso a información de calidad?

Para concluir suscribo absolutamente la moción de rechazo y enfatizo estas 2 manifestaciones del foro y de Abrasco:

  • A título de promover editoriales comerciales, el Sr. Beall menosprecia el patrimonio representado por la colección SciELO, y hace afirmaciones en los hechos incorrectas. Al contrario de lo que afirma, toda la colección está indexada en la base Scopus. También al contrario de su afirmación, SciELO ya adopta, hace algún tiempo, la licencia Creative Commons, por lo tanto no existe el riesgo de un texto en “perder su interés”, debido a los derechos de autor.
  • El contrario del asco clasista que provocan las favelas al señor Beall, recordamos que las favelas son donde reside buena parte de la población brasileña, usuaria del SUS y financiadora en última instancia de la propia ciencia brasileña. La discriminación y prejuicio contra estos ciudadanos brasileños es inadmisible. Si las únicas alternativas para la publicación científica son habitar en un condominio cerrado del 1% de la población mundial que concentra la riqueza y explota al 99% restante, o estar junto al pueblo en una favela, viva la favela.
Fuente: blog del autor
.