23 September 2015

Artículo. "Apellidos que caracterizan a los dioses andinos", por Roxana Aruquipa

 pinchar imagen


Hace varios años tener el apellido Choque, Apaza, Condori o Mamani era motivo de discriminación. Hoy las cosas están en constante cambio. Su apellido tiene un significado y refleja lo valioso del habitante Alteño.




Los alteños provienen de familias que migraron desde distintas provincias del país. No sólo trajeron las costumbres andinas sino también los apellidos. Luego de varios años, la ciudad de El Alto ya tiene instituciones dirigidas por mujeres y hombres con apellidos de origen aymara y quechua. Una de las causas se traduce a los cambios sociales protagonizados por ellos y su lucha constante contra la discriminación. Gracias a su tenacidad y trabajo no sólo cambiaron la realidad alteña sino la del país (p. ej.,  el febrero y el octubre negro).

Pero a pocos se les ha ocurrido investigar el origen de sus ancestros y menos de su nombre o apellido. Asombra y provoca orgullo saber que el significado de la mayoría de los apellidos aymaras los identifican como guías, adivinos, amigos leales, defensores, indestructibles, unificadores, etc. Por ejemplo pocos saben que el apellido Condori significaría que es el representante de los dioses, el enviado de los espíritus ancestrales. O que Mamani significaría el creador, el primero en todo. O que Apaza representaría el que cautiva los corazones.

Casualidad o coincidencia, lo cierto es que día a día el Alteño demuestra su fuerza y empuje. Como consecuencia tenemos una ciudad con un crecimiento paulatino. Siendo un hecho innegable que el simbolismo del lenguaje desarrollado por el pueblo aymara expresa los valores, los objetivos o los ideales que guían su conducta.

Por eso, a continuación, presentamos una relación de apellidos aymaras y sus significados. Este trabajo tiene como fuente: Manuel De Lucca D. (1983). Diccionario Aymara-Castellano/ Castellano-Aymara. Comisión de Alfabetización y Literatura Aymara (CALA). La Paz: Bolivia. 



***
Fuente de la entrada: acá