11 July 2016

Nota breve. "El amor está allí. Apunte sobre The Lobster", por Marcos Arcaya Pizarro

 leer más


Según parece, todo nos empuja a ser empresarios de nosotros mismos. Incluso las emociones, entendidas en sus facetas más íntimas, estarían cruzadas por principios administrativos. Pareciera que hago una denuncia o que terminaré por señalar el camino hacia un afuera, cuando en realidad mi intención es mucho más modesta. Busco, pues, constatar un hecho desde el punto de vista expuesto en Intimidades congeladas de Eva Illouz (2007), o por lo menos desde mi lectura de ese libro: el cruce, principalmente, entre psicoanálisis, feminismo y capitalismo habría dado forma a nuestras emociones, en su versión administrativa, en términos de autorrealización. No obstante, el movimiento es de doble vía, y las emociones dan empuje a la vida social, incluyendo los niveles económicos en amplio espectro. Hago explícito que remito a lo largo de esta nota al mencionado libro de Illouz. Pensemos por nuestra parte, p. ej., en el empresario rico y lo erótico involucrado en la meta de aumentar su riqueza una y otra vez; en los proyectos políticos y la importancia que tiene el lograr emocionar para salir adelante con éxito; en la administración de los afectos y en las posibilidades y formas que articula en un marco contextual dado. 

Ahora bien, en lo que a una versión administrativa de las emociones se refiere, el ejemplo más transparente quizás se pueda encontrar en los libros de autoayuda y, todavía más a mano, en aquellos verdaderos destilados que se encuentran en videos de motivación alojados en sitios como Youtube (del tipo de la corredora que en plena carrera se cae, luego se incorpora y gana) o en los mantras del tipo “querer es poder". Mención aparte merecen los sitios de Internet de encuentros de tinte amoroso o sexual, en los cuales el contacto emula abiertamente un intercambio económico con base en las características del perfil ofertado. Sin ir más lejos, en Polonia el icono de una de estas páginas electrónicas (aunque creo que se basa en una página alemana) es un vector que muestra la silueta de una mujer que pone en su carrito de compras la silueta de un hombre (figura 1).

Figura 1. Icono recién aludido.

En este sentido, en lo que al amor de enamoramiento se refiere, The Lobster (Langosta, Yorgos Lanthimos, 2015) me parece interesante al representar un mundo en el cual la persona X parece ser intercambiable (un vector) en tanto en cuanto recubre una función en el entramado amoroso. Esta película hace, digamos, la mostración de estructuras de un sujeto colectivo amoroso del presente, de la productividad de vinculos afectivos y del manejo de las competencias emocionales, y esa mostración de los mecanismos mediante la distopía, de sus tripas y cables en la clave irónica por la que opta Lanthinos, no puede ser sino cómica y, por sobre todo, grotesca y triste. 

En un futuro próximo espero ampliar esta nota y sacar partido de la película con observaciones pormenorizadas.  


LA DICHOSA BÚSQUEDA DEL TEMA Y LA INFALTABLE MORALEJA 

Pero volvamos a las emociones y a los afectos en general y tengamos en mente otras películas todavía recientes. Pensemos en el cine que explota al sujeto colectivo de las emociones con productos tan esquemáticos como The Boy in the Striped Pyjamas (El niño con el pijama de rayas, 2008), The Book Thief (La ladrona de libros, 2013) o, saliéndonos del Holocausto, Intouchables (Intocables; Amigos intocables, 2011). En éstas, como en The Lobster, se dejan ver sus respectivas mecánicas o, mejor -y a diferencia de la cinta de Lanthimos-, sus estructuras se ofrecen veladas por una fina telita translúcida. Una de las diferencias importantes en aquella mostración con respecto a The Lobster -sin olvidar el tono esperpéntico de ésta y su valor estético- radicaría, pues, simplemente, en que dan lo que el gran público busca y espera; cuestión inseparable del prestigio supuesto de los diferentes temas tratados (Holocausto, racismo, amistad que vence el racismo y/o la lucha de clases, etc.), de la mano -como se nos enseñó en el cole al hablar de películas, libros o casi todo- de su respectiva lección edificante.

http://cincochile.blogspot.com/2016/07/nota-breve-el-amor-esta-alli-apunte.html